Enrique Lihn

1929-1988, Chile

Vaciada la gran promesa de la memoria: como profundidad, autoridad y apariencia de pasado, queda el puro simulacro. Desde el barro en el que posa los pies, Lihn piensa en una literatura que lleve al encuentro de las cosas. Ante la pregunta de cómo la literatura encuentra a las cosas, responde negativamente: ni por la vía de la memoria, que no es capaz de ponernos ante lo que vimos (ni ante nada), ni a través de la realidad, que muestra de las cosas solo la superficie. (Cynthia Rimsky en «Cuadernos Hispanoamericanos»)

LA REALIDAD Y LA MEMORIA

El simulacro de profundidad que presta la memoria a todas las cosas
porque ella es por definición lo profundo
esa profundidad consustancial a las cosas en la memoria, razón
        por la cual se sustraen al reconocimiento
deslizándose en sí mismas constantemente hacia un atrás
aparente
En la memoria
no nos encontraremos nunca delante de las cosas que vimos
       alguna vez ni en realidad ante nada
Pero en lo real -donde ocurre exactamente lo contrario-
las cosas son pura superficie
que nos cierra al conocimiento de las mismas
cosas de las que ergo nada puede decirse en realidad.

Gerhard Richter

Tłum. Ada Trzeciakowska

RZECZYWISTOŚĆ I PAMIĘĆ

Wrażenie głębi, które przydaje pamięć wszelkim rzeczom
bo sama z definicji jest czymś głębokim
owa głębia współistotna rzeczom w pamięci jest powodem
          przez który wymykają się one (roz)poznaniu
zapadając się w sobie nieustannie cofają się
na pozór.
W pamięci
nigdy nie staniemy przed rzeczami napotkanymi
        kiedyś ani po prawdzie przed niczym.
Lecz w świecie rzeczywistym – gdzie dzieje się dokładnie odwrotnie –
rzeczy są
czystą powierzchnią
która zamyka nas na poznanie tych samych
rzeczy, o których ergo w zasadzie nic nie da się powiedzieć.