Zbigniew Jankowski

1931, Polonia

En memoria de Eva María Perona Martínez (1977-2023, Albacete)

Ewuniu, Evita mía, del alma más noble y más bella sonrisa, madre coraje de un corazón inmenso en que nos refugiamos todos: niños, adultos, pajaritos. Gracias por todo. Descansa en paz, descansa sin dolor: lo que nos has dado no será olvidado, bonica.

Trad. Ada Trzeciakowska

Tuyo – mío

Todo de ti, aunque
lo cojo sin más, es como si
brotase de la tierra, lo arrojara el mar.
Hablo y ya lo puedo abrazar.
Rozo algo con anhelo – ya lo estoy portando.

Y es tanto – que no pregunto de dónde.

Sólo cuando en la orilla tropiezo con la raíz
del dolor en mi pecho,
lo suelto de las manos
y como recién salida del agua,
me detengo encogida en la desnudez
de la primera palabra.

Moje – Twoje

Wszystko od Ciebie, chociaż
biorę zwyczajnie, jakby
wyrosło z ziemi, wyrzuciło z morza.
Mówię i już przygarniam.
Dotknę pragnieniem – już niosę.

A tyle – że nie pytam skąd.

Tylko gdy na brzegu potknę się o korzeń
bólu w piersi,
wypuszczam z rąk
i jakbym dopiero wyszedł z wody,
staję w skurczonej nagości
pierwszego słowa.

2 opiniones en “Zbigniew Jankowski”

Deja un comentario